< Volver al listado

13a. Conferencia de Fundació Mina. Municipalización o re-municipalización. El caso de Terrassa

LOS ABOGADOS TORNOS Y PERDIGÓ PROTAGONIZAN LA 13ª CONFERENCIA DEL CICLO "AGUA, SOCIEDAD Y SOSTENIBILIDAD"
 
El salón de actos de la Cámara de Comercio de Terrassa acogió el 14 de diciembre, la 13ª conferencia del ciclo "Agua, sociedad y sostenibilidad" que impulsa la Fundación Mina. En esta ocasión Joaquín Tornos, Catedrático de Derecho Administrativo y Juan Perdigó, Profesor Asociado de Derecho Administrativo ambos de la Universidad de Barcelona, ​​han hablado sobre "Municipalización o re-municipalización? El caso del agua en Terrassa ".
 
Marià Galí, presidente de la Fundación, a la hora de presentar los ponentes, informó que la Fundación había decidido invitar a los expertos juristas de Tornos Abogados porque "Mina no ha tenido ocasión de dar su opinión en el llamado proceso participativo que organiza el Ayuntamiento y por ello había que esta charla informativa, a los efectos de clarificar conceptos y posicionamientos que quizás no se están utilizando correctamente o no se interpretan de forma adecuada ".
 
En la conferencia, a la que asistieron más de 100 personas, Joaquín Tornos quiso situar el debate y analizar algunos conceptos como el de la "municipalización" y el de la "privatización". Para Tornos, "en España no está en discusión que el agua es un bien público y que el suministro es un servicio público local, es decir, que son las entidades locales las responsables de este servicio." El debate, según Tornos, debe girar en torno a "cómo prestar este servicio para que sea eficaz y eficiente." y en este sentido, "" hablar de municipalización es un equívoco, porque realmente lo que se habla es de "re-internalización", es decir, de la gestión directa del agua ". Asimismo, cuando se habla de "privatización" en realidad lo que se está hablando es de gestión privada, y no de que el agua pase a ser de propiedad privada "".

El doctor Tornos destacó también que "estamos ante un servicio público y la administración debe garantizar el control sobre la prestación del servicio". Si lo que se quiere es cambiar el modelo, "se deben tener en cuenta las particularidades de cada caso y cuestiones como el conocimiento, la situación financiera, las necesidades de inversión, la situación existente hasta el momento, la duración de los contratos, el grado de satisfacción del servicio o condicionamientos de carácter jurídico, entre otras cuestiones ".
 
Tornos insistió en la necesidad "de huir de planteamientos apriorísticos y estudiar bien las ventajas y desventajas de cada modelo". Y recordó que "la función esencial e irrenunciable de la entidad local es garantizar el control eficiente sobre la prestación del servicio, en cambio, no es tan irrenunciable que deba garantizar la gestión directa". Igualmente, la entidad privada que presta el servicio no puede actuar sólo según sus intereses, ya que está sometida a unas condiciones, entre las cuales, la primera es que el precio lo fija la administración pública, la entidad local y la Comisión de Precios. La prestación se realizará de acuerdo con las reglas del servicio público que exigen que sea asequible y continuo. "
 
Por su parte, Joan Perdigó, explicó el caso particular de Terrassa profundizando en los antecedentes históricos. Según el experto, "la gestión del servicio del agua en Terrassa se hace en base a dos concesiones. Una es la de 1941, que terminó el pasado viernes, y que incluye la captación del río Llobregat y las obras para dar servicio a las nuevas zonas de la ciudad que no tenían suministro. Y la otra es la que viene de 1842 cuando se otorgaron a perpetuidad los derechos para la gestión del agua en el centro de Terrassa ". Esta concesión a perpetuidad, por la Ley de Aguas de 1985, pasó a tener validez hasta el 2060. En esta segunda hay que sumar también las pequeñas empresas que daban servicio a algunos barrios y que Mina fue comprando ".
 
"El contrato de 1941 no municipalizar el servicio y prueba de ello -según Perdigó- es que Mina los años 80 compró empresas que daban el servicio en algunas zonas de la ciudad y que, de hecho, todavía quedan algunas".
 
Para adquirir estos servicios, aprovechamientos e instalaciones no revertibles, "el Ayuntamiento debe iniciar y aprobar un procedimiento de municipalización con expropiación, que debe incluir el valor del fondo de comercio de estos servicios privados". Para Perdigó, no "se entiende que el Ayuntamiento no se dé por enterado de que hay dos títulos".
 
Otra cuestión polémica es la referente a los aprovechamientos y servicios inter-municipales no municipalitzables. Perdigó destacó que "la ETAP de Abrera es revertible y municipalitzable pero da servicio en Terrassa, Matadepera, Ullastrell y Viladecavalls y hay que tener en cuenta que la Generalitat podría reclamarla".
 
"Asimismo -según Perdigó- es muy complejo el tema de los aprovechamientos de agua de Mina de carácter pluri-municipal como las pozos de Can Guitard y Can Parellada que dan servicio en Terrassa y municipios del entorno".
 
Finalmente, Perdigó detalló el problema que surge con los servicios inter-municipales que no son municipalizables:
 

  • .- Zonas de Terrassa que limitan con Matadepera abastecidas por Aigües de Matadepera
  • .- Tubería de Terrassa en Matadepera que gestiona Mina por concesión del Ayuntamiento de Matadepera
  • .- Urbanización els Pinetons abastecida por Mina junto con Els Caus en Vacarisses
  • .- Las Fuentes de Terrassa y Sant Quirze del Vallés, abastecidas por Suministro de Agua Potable Las Fuentes, SA, participada en un 80% por los vecinos y en un 20% por Mina.
  • .- ETAP de los pozos de Can Guitard de titularidad de la ACA y gestionadas por Mina, con servicio en Terrassa, Viladecavalls, Matadepera, Ullastrell, Rellinars y Vacarisses.

Ante esta complejidad, para Perdigó la solución pasa por "la constitución de una nueva sociedad de economía mixta por mutuo acuerdo entre el Ayuntamiento de Terrassa y Mina".
El abogado también quiso aclarar que "esta sociedad mixta o bien una nueva concesión puede hacerse sin licitación." Y lo justificó en base al artículo 172 a) TRLCSP que admite el procedimiento negociado sin publicidad cuando no es posible promover la concurrencia. "Una concurrencia que no se puede promover si antes no se han expropiado los bienes y derechos no revertibles de Mina.
 
Por ello, Tornos y Perdigó, defienden que "una sociedad mixta permitiría unir lo que ahora revierta al Ayuntamiento y lo que es de Mina, en una forma de gestión conjunta durante un período de tiempo concreto tras el cual todos los bienes podrían quedar en manos municipales ".