< Volver al listado

ANUNCIO DE NUEVA PRÓRROGA DEL AYUNTAMIENTO

La nueva prórroga del servicio de gestión del agua demuestra que el gobierno municipal actúa de forma desconcertante
 
.- Mina, Aigües de Terrassa había presentado alegaciones a los Presupuestos de 2017 al ver que no contemplaban ni una eventual indemnización a la empresa concesionaria ni ninguna inversión relacionada con el cambio de gestión del servicio.
.- La compañía también alegaba que según la Ley de Estabilidad Presupuestaria, el Ayuntamiento de Terrassa no podía crear una nueva empresa pública, tal como se había propuesto hacer.
.- El Ayuntamiento de Terrassa ha optado por aprobar una nueva prórroga del servicio y desestimar las alegaciones, alargando así una situación bastante complicada, sobre todo para los trabajadores de la empresa.

Mina, Aigües de Terrassa manifiesta que, según ha sido publicado por diferentes medios de comunicación locales, el gobierno municipal ha optado por proponer una nueva prórroga ante la evidencia de que la Ley de Estabilidad Presupuestaria no habría permitido al Ayuntamiento de Terrassa constituir una nueva sociedad, ni hacer frente a ningún gasto indemnizatoria.
En este sentido, Mina informa que el pasado día 13 de febrero presentó un conjunto de alegaciones al Presupuesto Municipal de Terrassa de 2017 con el objetivo de aclarar cómo piensa el Consistorio hacer frente a una posible gestión directa de la agua.
Según la compañía, los principios de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (2/2012 de 27 de abril) se concretan en la obligación de las administraciones públicas de dar cumplimiento a las reglas de estabilidad presupuestaria, de sostenibilidad financiera y de gasto.
 
Como recuerda Mina, el Ayuntamiento de Terrassa incumplió la Regla del Gasto en el ejercicio 2015, según reconoce el propio ente en el informe de liquidación de ese ejercicio, por lo que tuvo que elaborar un Plan económico-Financiero para el bienio 2016-2017, que actualmente está vigente, con las limitaciones y condicionantes que ello conlleva.
Entre otras limitaciones, el municipio no puede constituir ningún nuevo ente (sociedad mercantil municipal o entidad pública empresarial), por lo que la gestión directa del servicio de agua sólo podría ser asumida por la propia Administración Local. Por otra parte, si el Ayuntamiento no constituye una nueva sociedad y asume directamente la gestión, toparía con otro obstáculo, y es que no podría asumir una subrogación de los trabajadores de Mina, ya que como administración pública debe seguir los procedimientos de igualdad, mérito y capacidad, y además, la contratación de personal también se encuentra limitada a la Ley General de Presupuestos del Estado.
Es por estos motivos que Mina pidió a las alegaciones presentadas que el Interventor Municipal informara sobre la incompatibilidad de los Presupuestos de 2017 con los acuerdos del Pleno Municipal del pasado 1 de diciembre.
Ante la sorprendente opción de una nueva prórroga del servicio, Mina cree que el gobierno municipal demuestra, una vez más, que actúa de forma desconcertante y sin tener realmente en cuenta la situación singular de Terrassa.
En las alegaciones, Mina reclamaba que el Presupuesto se adaptara de manera realista los costes reales que conllevaría una gestión directa del servicio. Ahora, con este nuevo giro de los acontecimientos, Mina lamenta la situación de inseguridad en los puestos de trabajo que está sufriendo toda la plantilla por este hecho, al tiempo que le duele que inversiones estratégicas para Terrassa, como por la mejora del gusto, no pueden ver la luz por esta situación de inestabilidad.
A raíz lo que ha salido publicado en los medios, Mina quiere aclarar que el fondo de reversión de lo que supuestamente está dotada la compañía, ya no existe como tal, sino que se trata de una provisión económica acordada con el Ayuntamiento de Terrassa el 'año 2011 para cubrir posibles reparaciones o inversiones derivadas de las obligaciones del contrato con el Ayuntamiento que resulten como consecuencia de algún defecto infraestructural grave no detectado o no subsanado mediante el plan de inversiones ordinario; en ningún caso se trata de una cantidad constituida para compensar ninguna indemnización, ni liquidación.
Sin embargo, Mina quiere ser prudente y manifestarse sobre estos aspectos una vez disponga de la respuesta oficial del Ayuntamiento a las alegaciones formuladas.
Por todo ello, Mina vuelve a pedir al gobierno que valore de verdad todos los condicionantes y se siente a dialogar, con el objetivo común de estudiar la mejor propuesta de servicio de calidad y un precio justo para Terrassa.