El agua en la naturaleza

Vivimos en un mundo de agua, sin agua no hay vida o lo que es lo mismo, sin agua no habría existido nunca la vida. Todas las civilizaciones y todas las culturas la han considerado, y muchas de ellas todavía la consideran, un bien divino. En estas líneas queremos destacar algunas de las características del agua y su ciclo natural, que permite que se recicle y se depure para volver a ser un elemento útil para la vida animal y vegetal. 

 

Planeta azul

La humanidad hemos utilizado el agua de los ríos, de los lagos y de los arroyos durante toda la historia. El agua ha calmado nuestra sed y ha vivificado nuestros cultivos. La hemos utilizado como fuente de energía y medio de transporte. Hemos creado embalses artificiales y hemos desviado el curso de los ríos. Hasta el momento, nunca se ha agotado, y hemos podido utilizar casi todos/as la cantidad de agua que necesitamos un día tras otro. Afortunadamente nuestro planeta constituye una enorme depuradora, a través del ciclo hidrológico, los ríos corren hasta el mar y el agua se renueva constantemente con las lluvias y las nevadas, y se depura el agua dulce que necesitamos. Cuando el agua se ensucia tanto que el ciclo natural no puede afrontar la contaminación, es necesario intervenir de forma directa con diferentes técnicas de depuración.
 

El río Llobregat en su paso por la ETAP de Abrera