El estado de los pantanos

Cataluña se divide, a nivel hidrográfico, en dos ámbitos: las cuencas catalanas del Ebro, que desembocan en él, y las cuencas internas, que desembocan directamente en el mar. El litoral metropolitano de Barcelona pertenece a la cuenca interna de Cataluña, donde la demanda de consumo de agua es urbana en un 66% y el resto es agrícola. 

Mientras que la provisión del agua es relativamente imprevisible y depende de cada ano (anos húmedos y anos secos), la demanda se mantiene estable y tiende a crecer con el incremento de la urbanización del territorio y la presión demográfica de las actividades. La importancia de los pantanos es doble, por una parte, sirven para almacenar agua y, por la otra, para contener las riadas. Finalmente, gracias a los azudes y a las canalizaciones, el agua sirve para abastecer poblaciones, para el uso industrial, para riegos y para el aprovechamiento de energía hidroeléctrica. 

La cuenca interna que afecta a Terrassa, Matadepera, Rellinars, Ullastrell, Vacarisses y Viladecavalls es la denominada Ter-Llobregat. En la cuenca del Ter se encuentran los pantanos de Sau, Seva, Susqueda, Pasteral, y Colomers, mientras que en la cuenca del Llobregat se encuentran los pantanos de la Baells, Sant Ponç, la Llosa del Cavall y Sant Martí de Tous; en total, 407 hm3 y 220 hm3 respectivamente. Sin embargo, cabe considerar que cada población no depende de todos los pantanos, sino de algunos en concreto. Las poblaciones a las que abastece Aigües de Terrassa dependen directamente de los pantanos de la Baells, la Llosa del Cavall y Sant Ponç. Pero a partir del suministro en alta, también se accede a las reservas de los pantanos de Sau y de Susqueda. 

Para consultar el estado de los pantanos, pulse aquí 

Embalses de Catalunya