Etapas del ciclo del agua

La captación 

Detrás del grifo que utilizamos cada día se esconde un amplio mundo de bombas, tuberías, depósitos y trabajo de muchos hombres y mujeres que, día a día, hacen el milagro de captar el agua y llevarla a nuestros hogares, industrias y ciudades.

El proceso por el cual se trata y se conduce el agua hasta el lugar de su utilización se denomina abastecimiento, y empieza, normalmente, a mucha distancia de casa, con la captación del agua de un pantano, de un manantial, o de un río.

 

Captación

 


La potabilización

Independientemente de la fuente de suministro, el agua normalmente se conduce hasta una planta potabilizadora. Aunque aparentemente esté limpia, arrastra impurezas y microbios que deben eliminarse para obtener un agua con calidad suficiente para poder beberla sin miedo y sin riesgos para la salud. Este proceso se realiza en la planta potabilizadora.

En dicha planta se llevan a cabo diferentes procesos. En primer lugar, se eliminan las partículas sólidas en suspensión, como granitos de arena, polvo, etc. Para conseguirlo, el agua pasa por unos filtros especiales y a continuación se anaden coagulantes para retener las partículas (o impurezas) más ligeras. A continuación se pasa el agua a las cubetas de sedimentación y se filtra de nuevo. Para mejorar su olor y su sabor normalmente se anade, además de los coagulantes, carbón activado finalmente pulverizado.

Una vez finalizada la potabilización física y química, se lleva a cabo, en la misma planta, la depuración bacteriológica. El objetivo es eliminar los diferentes microorganismos que pueden ser la causa de enfermedades. El procedimiento consiste en anadir cloro, sólo o con amoníaco, al agua previamente filtrada. También puede utilizarse para la depuración bacteriológica el ozono o la exposición del agua a rayos ultravioletas.

 

Potabilización
 

 

La distribución

Una vez finalizada la potabilización física, química y bacteriológica, todavía falta mucho recorrido hasta que el agua llegue a los hogares.

La planta potabilizadora está conectada con la red de distribución, compuesta de tuberías, depósitos y estaciones de control de calidad. Las tuberías transportan el agua hasta su destino; los depósitos, además de almacenar agua, regulan su presión en las tuberías según las variaciones de consumo durante las 24 horas del día; y en las estaciones de control de calidad se revisa la calidad del agua en diferentes puntos de la red.

Como se puede observar, es necesario un sistema complejo para hacer posible que, sin movernos de casa, obtengamos agua con sólo abrir y cerrar el grifo. 
 

Distribución

 


El saneamiento

El agua que se utiliza en los hogares, en los comercios y en las industrias debe ser tratada en una estación depuradora de aguas residuales (EDAR) antes de devolverla al medio natural para preservarlo. Una EDAR es, por lo tanto, una instalación esencial del ciclo del agua, ya que trata el agua usada y la devuelve a los lechos con las mejores condiciones, posibilitando el desarrollo normal de la vida en el medio natural 

 

Recogida

Depuración

El proceso de depuración de aguas residuales y de tratamiento de lodos es complejo y necesita una gestión cuidadosa, pero puede resumirse en cuatro fases: pre-tratamiento, tratamiento primario o tratamiento fisicoquímico, tratamiento secundario o tratamiento biológico, y un tratamiento terciario si queremos reutilizar el agua depurada para usos como el riego, la limpieza de calles o determinados procesos industriales. 

 

Reutilización

Restitución