Innovamos para garantizar la máxima calidad del agua


La permanente preocupación de Aigües de Terrassa por llevar agua sana y de calidad a los hogares es superada con exhaustivos controles analíticos diarios repartidos en diferentes puntos de la red de distribución, depósitos, Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) y agua cruda de las captaciones, cumpliendo con creces la normativa vigente, cada vez más exigente, que garantiza la calidad del agua.

A la vez, el Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo (SINAC), desarrollado por el Ministerio de Sanidad y Consumo, permite al consumidor consultar por internet información acerca del origen de las aguas de consumo (zonas de abastecimiento), el tratamiento de potabilización y la calidad del agua en su ciudad. http://sinac.msc.es

Durante los últimos diez años, Aigües de Terrassa ha llevado a cabo un conjunto de mejoras y estudios experimentales en la ETAP con el objetivo de mejorar la calidad del agua suministrada. En base a estos estudios se van introduciendo mejoras en los procesos que tienen lugar en la estación de tratamiento de aguas potables hasta el actual proceso de potabilización.

La mayor parte del agua distribuida por Mina Pública d'Aigües de Terrassa procede de la estación de tratamiento de aguas potables que la empresa tiene en la población de Abrera. En esta estación se recoge el agua superficial procedente del río Llobregat y el agua subterránea de los pozos. Teniendo en cuenta la situación estacional del agua del río, los procesos de tratamiento deben ser flexibles para conseguir unas determinadas características finales de calidad. Esta flexibilidad, junto con los requisitos que marca la legislación de aguas de consumo y nuestras propias metas empresariales, hace que centremos nuestro esfuerzo en mejorar el proceso productivo de potabilización y garantizar, de esta forma, la máxima calidad del agua suministrada.



Actualmente, la primera etapa del proceso de tratamiento consiste en pre-oxidar el agua recogida con un agente oxidante fuerte con el fin de eliminar la materia orgánica, precursora de subproductos de la desinfección, y oxidar el hierro y el manganeso presentes. A continuación, se anade carbón activo en polvo para reducir los niveles de materia orgánica residual, y el coagulante y el floculante para eliminar, mediante un proceso de decantación, la materia coloidal y en suspensión, junto con los óxidos de hierro y manganeso. A continuación se lleva a cabo la etapa de filtración sin carbón activo. En este proceso se realiza una filtración física junto con una adsorción química de compuestos orgánicos responsables del olor y el sabor. Finalmente, una vez el agua sale de los filtros, tiene lugar la etapa de desinfección, en la cual se anade cloro. La presencia de cloro en toda la red de distribución asegura la calidad sanitaria del agua de consumo en todo su recorrido hasta llegar al grifo de la persona consumidora. 

Una vez clorada, el agua pasa a la central elevadora, donde se une a otra fracción de agua procedente de pozos. El agua de los pozos ha estado previamente sometida a un proceso diferenciado, formado por las etapas de pre-oxidación de materia orgánica, hierro y manganeso, de filtración por filtros de arena y su posterior cloración. 
 

Filtros de arena



Tratamiento de lodos

 

Cambios en el proceso de tratamiento del agua: 
 

Año 1997, introducción de los filtros de arena en el tratamiento del agua procedente de los pozos para retener las impurezas y la turbidez del agua, así como para eliminar el hierro y el manganeso que contiene. Con este procedimiento se reduce el color y la turbidez.

Año 1998, se cambia el coagulante por uno de nueva generación con mayor eficiencia y flexibilidad, ante las variaciones del agua recogida con menor dosis de reactivo dosificado.

Año 2001, sustitución del cloro por permanganato de potasio (KMnO4) en la etapa de pre-oxidación. Mejora el olor y el sabor del agua y se reducen los subproductos de desinfección.

Año 2002, estudio de la efectividad de la etapa de pre-oxidación con permanganato, evaluación de la influencia de diferentes tipos de agua y tratamiento de las características organolépticas del agua.

Año 2005, estudio de la viabilidad del uso de diferentes agentes oxidantes en la etapa de pre-oxidación del tratamiento del agua y realización de pruebas piloto para la dosificación de carbón activo en polvo en los decantadores.

Año 2006, dosificación de carbón activo en polvo en el proceso de tratamiento del agua para reducir los niveles de materia orgánica. Mejora de la calidad organoléptica y reducción de la dosis de cloro utilizada en la desinfección.

Actualmente se está estudiando la posibilidad de aplicar la tecnología de membranas a nuestra planta de tratamiento. Este hecho podría suponer una mejora considerable del olor y el sabor, así como una reducción de la dureza y de otras sales minerales.


IPC Óptico para el análisis de metales en el agua.


Cromatógrafo de gases-masas para el análisis de compuestos orgánicos en el agua


Decantador de la Estación de Tratamiento de Agua Potable de Abrera (hoy cubiertos)