En 1943 el agua del río Llobregat llega a Terrassa

El hecho más remarcable, y que modificó definitivamente la trayectoria de la Mina, fue traer hasta Terrassa el agua del río Llobregat, hecho que aconteció el 3 de julio de 1943 después de nueve años de trabajos y esfuerzos. Conjuntamente con el Ayuntamiento y el Institut Industrial se gestionó una obra de tal envergadura. Desde entonces con esta conducción, la ciudad quedó liberada de la pesadilla de la falta de agua.

Llegada del agua del río Llobregat a Terrassa el 3 de julio de 1943

Llegada del agua del río Llobregat a Terrassa el 3 de julio de 1943


Sin embargo, no todo han sido triunfos y medallas para la Mina. Las riadas del fatídico 25 de septiembre de 1962, que se repetirían los días 4, 5, 6 y 7 de noviembre, se saldaron con casi 300 víctimas e importantísimos daños materiales en toda nuestra ciudad. En relación con la Mina, la rotura y el corrimiento de cientos de metros de conducciones, tanto de la red primaria de Abrera a Terrassa como de la red de distribución de la ciudad y de nuestras minas, fueron hechos que obligaron con carácter de extrema urgencia a instalar tuberías paralelas y a construir puentes provisionales con tal de restaurar el servicio en la mayor brevedad posible. Las consecuencias de los desperfectos se dejaron sentir a lo largo de muchos meses después de las riadas.

Riada en Terrassa el 25 de septiembre de 1962

Riada en Terrassa el 25 de septiembre de 1962


En el mismo año 1962 se construyó una nueva canalización de 450 mm desde el Llobregat hasta Terrassa, puesto que desde el año 1943 se había venido observando que cada 10 años se duplicaba el consumo de agua. En previsión y con tal de poder suministrar este incremento en el consumo de acuerdo con la expansión de la ciudad, en 1971 entró en funcionamiento una tercera canalización, ésta de 700 mm. Ese mismo año entró en servicio la Central Elevadora d'Abrera-Can Boada, y el Ayuntamiento de Terrassa recibió la concesión de un caudal de hasta 56.000 m³/día de agua del río Llobregat, extensible a los municipios de Matadepera, Ullastrell y Viladecavalls.

El día en qué llegó el agua a Ullastrell: 14 de junio de 1943

El día en qué llegó el agua a Ullastrell: 14 de junio de 1943


A partir de 1973, a pesar de que el Ayuntamiento tenía la concesión para la captación (de 56.000 m³/día), y Mina la infraestructura adecuada para distribuir agua, la escasa pluviometría de esos años, la progresiva contaminación y la falta de regulación del río Llobregat obligaron a aplicar restricciones, razón por la cual, y con el fin de solucionar el problema, se inició la construcción de una Planta de Tratamiento de aguas superficiales con una capacidad de producción de 30.000 m³/día para poder captar el agua directamente de la superficie del río. Las obras finalizaron el año 1976; de esta forma, la sombra de la escasez y las restricciones diarias que venía sufriendo la ciudad en los tres anteriores años pudieron ser definitivamente olvidadas. El problema del abastecimiento quedó prácticamente resuelto y reforzado dos años después tras la creación del Consorcio de Abastecimiento de Aguas del río Llobregat, SA (actual Aigües Ter Llobregat), a quien podemos comprar agua de su planta de tratamiento de Abrera, muy cerca de la nuestra, e incluso de la situado en "Els Bellots".

Imagen de época de la Central Elevadora d'Abrera

Imagen de época de la Central Elevadora d'Abrera


En 1982 se inunda de nuevo el Llobregat y se repiten los daños y sus consiguientes reparaciones, esta vez agravados ya que también quedó afectada la Planta de Tratamiento. En 1983 se constituyó la estación de hidrocompresores en el polígono industrial Els Bellots. Cinco años más tarde, en 1988 se asumió el servicio de los sectores industriales y residenciales de Can Parellada.